Hasta el momento, creemos que muchos de los enfoques educativos de la solidaridad, la ciudadanía y los valores humanos, no han ido más allá de proponer comportamientos o actitudes solidarias, que está bien pero es insuficiente. Es por eso que desde la FISC, hace años empezamos a investigar sobre formas de incorporar en el currículo educativo, en clave competencial, estos conceptos. El resultado ha sido el diseño de una competencia prosocial que llamamos “Identidad Cosmopolita Global” y que trabaja cuatro dimensiones en el proceso educativo que son las siguientes: Diversidad-Inclusividad, Justicia-Solidaridad, Utopía-Historicidad, Identidad-Reflexividad.

A partir de estas dimensiones, que son el primer nivel de concreción, se han definido desempeños competenciales o estándares de aprendizaje evaluables. Para ello se cruzaron estos conceptos con las 9 inteligencias múltiples (y el marco europeo de competencias educativas clave) y se han definido desempeños competenciales clave para cada nivel educativo: educación infantil, primaria y secundaria.

 

 

Ayer, 17 de febrero compartimos una sesión formativa de esta competencia con el claustro del Colegio Compañía de María “La Enseñanza” de Santander.

En FISC tenemos el convencimiento de que la construcción de una sociedad comprometida de una forma continuada con la erradicación de la pobreza y con el Desarrollo Humano y Sostenible, debe ir acompañada necesariamente de un proceso educativo y social que informe, forme y comprometa a la ciudadanía.

¡Seguimos trabajando en la construcción de ciudadanía cosmopolita y global!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *