Formación Voluntariado Internacional Salongo

El pasado fin de semana, tuvo lugar la segunda sesión del plan de formación del Programa Salongo 2022. Tras varios encuentros telemáticos, tuvimos la suerte de poder juntarnos, vernos las sonrisas y conocernos en persona.

Fueron dos días de conocer, reflexionar, aprender y compartir. Por un lado, realizamos una puesta en común sobre qué nos mueve a formar parte del proyecto y cómo nos situamos ante esta nueva experiencia. Además, reflexionamos sobre qué sentimos y qué pensamos de la realidad social y cómo actuamos en consecuencia en nuestro día a día. Todos coincidimos en la importancia de parar, de “bajarnos del mundo” de vez en cuando, y dedicarnos tiempo a reflexionar sobre cómo estamos, porqué hacemos las cosas y qué consecuencias pueden tener nuestras acciones.

Partiendo de esa reflexión, llegamos al origen de la Agenda 2030: en qué consiste y cómo podemos ser partícipes del cambio. Ser conscientes de la realidad del mundo fue impactante. No obstante, la existencia de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y de países y personas comprometidas con el sueño de lograr un mundo mejor, nos posiciona ante una visión optimista y esperanzadora que nos impulsa a conservar la ilusión y a participar en este programa de cooperación para el desarrollo. Para ello, realizamos una dinámica y generamos varios debates sobre qué es cooperación, qué es desarrollo y qué generaciones de la educación para el desarrollo nos encontramos en la actualidad.

Por otro lado, conocimos qué es FISC, qué acciones lleva a cabo y cuáles son sus valores, realizando especial hincapié en la unión entre solidaridad y justicia. Todos consideramos que es muy importante conocer y compartir dichos valores para poder transmitirlos en nuestros destinos. También fue fundamental conocer el perfil de voluntariado de FISC por lo que realizamos varias actividades y puestas en común sobre qué características puede tener una persona que decide emprender esta aventura.

Asimismo, a lo largo del fin de semana, fuimos realizando diferentes dinámicas y juegos que nos sirvieron no solo para reflexionar y comprender los contenidos de las sesiones, sino para conocernos, disfrutar y pasarlo bien. Fue muy enriquecedor compartir tanto y tan bonito con personas a las que, un viernes, no conoces prácticamente de nada y con las que, un domingo, formas equipo y te sumas a vivir una experiencia de vida.

Por último, conocimos nuestros destinos y comenzamos a llenar nuestras mochilas con mucha ilusión y mil ganas de vivir la experiencia Salongo, a través de la cual podremos experimentar lo que dice la canción que escuchamos al principio del encuentro, “que lo mejor vendrá”.

Elisa Sagredo

Voluntaria Salongo 2022