Hoy, 20 de Noviembre se celebra el Día Internacional de los Derechos de la Infancia. Es un día de celebración por los avances conseguidos, pero sobre todo es un día para llamar la atención sobre la situación de los niños y niñas más desfavorecidos, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo.

Todos los derechos de los niños y niñas están recogidos en un tratado internacional que obliga a los gobiernos a cumplirlos: la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN). Es el tratado más ratificado de la historia. La CDN se convirtió en ley en 1990, después de ser firmada y aceptada por 20 países, entre ellos España. Hoy, la Convención ya ha sido aceptada por todos los países del mundo excepto Estados Unidos.

En este día queremos contaros parte del trabajo que desde FISC hacemos para la protección de los derechos de la infancia, en concreto en Bolivia. Nuestro trabajo en el país, lo hacemos de la mano de la FUNDACION SOCIAL URAMANTA, en el Centro Vicente Cañas.

La Fundación, es una entidad socio-educativa que trabaja en el ámbito del tiempo libre de niñas, niños y adolescentes. A través  de los espacios de tiempo libre, se realiza una educación integral mediante actividades de apoyo escolar, comedor y actividades de libre expresión (teatro, ecología, deportes, ludoteca, música, plásticas, ciencia, y creatividad). La Educación Popular guía la propuesta educativa, coherente con nuestros principios y objetivos ya que se define como una propuesta ética, política y pedagógica para transformar la sociedad, los más humildes, a partir de su realidad están llamados a ser sujetos transformadores, ciudadanos responsables y solidarios. Este enfoque pretende ser humanista e integral, porque el centro y eje es la persona desarrollada en todas sus dimensiones. Fortaleciendo sus derechos y aprendiendo a ser corresponsable con sus deberes. Promover   su participación activa, responsable y crítica en la sociedad a fin de mejorar el entorno y la calidad de vida, y con la finalidad de salir de un entorno de riesgo.

Gracias a este trabajo estamos consiguiendo cambios. Los niños, niñas y adolescentes se han desarrollado integralmente a nivel, espiritual – ético, psicológico socio cultural y comunicativo. Han aprendido a aprender desarrollando su potencial cognitivo, son respetuosos y responsables en todas sus tareas. Respetan y practican las costumbres y ritos de la cultura. Saben expresar lo que piensan y sienten con respeto y delicadeza. Niños, niñas, adolescentes y jóvenes implicados activamente en actividades lúdicas, artísticas, culturales, deportivas y tecnológicas que ayudan al desarrollo de valores, virtudes y hábitos sociales.

Hoy, despues de 30 años de convención es necesario seguir trabajando por el pleno ejercicio de estos derechos.

Entre todos y todas, podemos lograr una mayor concienciación sobre la importancia de los derechos de los menores en todo el mundo, sumando esfuerzos podemos conseguir se mejore la situación en todo el planeta.

#DerechoALaEducación #DerechosDeLaInfancia

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *