PRIMEROS DÍAS DE SALONGO

Nuestro grupo de voluntariado internacional SALONGO desde Perú, Colombia y México nos escriben cómo se está desarrollando su experiencia en los primeros días.

 

DESDE PEREIRA, COLOMBIA, MARÍA NOS CUENTA CÓMO ESTÁN SIENDO SUS PRIMEROS DÍAS.

¡Hola! Mi nombre es María y estoy viviendo la experiencia de Salongo en Pereira (Colombia). Concretamente en Villa Santana, donde la Cía. de María N.S está presente a través de la labor que  realiza en el centro de educación popular “Teresita Ramírez”.

Llegar a participar en esta experiencia no deriva de una única motivación, sino de la confluencia de muchas inquietudes que, a lo largo del tiempo, han ido desarrollándose y encontrando su propio camino, procurando estar atenta a las oportunidades que han  ido surgiendo. Y Salongo ha sido una de ellas. Desde la primera jornada de formación hasta ahora, ya iniciada la aventura, me he sentido tan acogida y acompañada que no tengo ninguna duda de que estoy donde debería estar.

De la comunidad de monjas de la Cía. que me ha acogido solo puedo manifestar agradecimiento. Desde el primer momento y, lo digo con toda sinceridad, me he sentido como en casa. Totalmente incluida, con toda la libertad y compromiso que eso significa. Conseguir eso en una casa en la que no te conocen de nada es realmente increíble.

La dureza de la inmersión en la realidad que les rodea la transforman con toda la ternura que desprenden. Solo hay que ver la forma en la que los peques van corriendo a abrazarlas cada vez que las ven. Labor humilde que se ha transformado en imprescindible.

Conscientes de que hay que reponer pilas y de que la labor no está reñida con el descanso, me han regalado dos días estupendos de ocio, llevándome a conocer a otras dos comunidades de la zona y organizando una excursión a un sitio muy especial: el parque del café. Fue un día maravilloso, de convivencia, de aprendizaje y, sobre todo, de ratificar que la experiencia de Salongo, no ha hecho nada más que empezar.

 

ELISA NOS COMPARTE DESDE LA PLAYA, SALAHONDA, COLOMBIA.

Hace una semana empecé una de las mejores experiencias que he vivido. Después de meses imaginado cómo sería vivir aquí, ha llegado el momento: estoy en La Playa, en el municipio de Francisco Pizarro, qué felicidad. Mis primeras experiencias y momentos han superado altamente mis expectativas.

Por un lado, la acogida por parte de las Hermanas de la Compañía de María no pudo ser mejor. Me abrieron las puertas de su casa y de su corazón desde el primer minuto. Convivir con ellas y formar parte de su día a día es muy especial. Me siento muy afortunada. Todo lo que hacen por la Comunidad y su disposición y apertura a los demás es admirable.

Por otro lado, la naturaleza también me dio la bienvenida: el mar, los árboles…todo tan verde y tan azul. Es todo esto lo que marca el ritmo de la vida aquí: las mareas son esenciales para llegar a la isla y para la pesca, el sol y la luna son fundamentales cuando se va la luz, el agua de la lluvia es imprescindible para tener suministro en casa…en definitiva, el poder y la grandeza de la naturaleza son indescriptibles.

Por su parte, el Colegio es sinónimo de color, alegría y encuentro. Los colores de las aulas destacan sobre el verde que rodea la institución y los niños y niñas llenan de vida este lugar tan mágico. Cada día, los profesores dan lo mejor de sí mismos para ofrecer una educación de calidad a su alumnado. Son personas muy implicadas y comprometidas con el Proyecto Educativo y trabajan en equipo; dedican mucho tiempo a la planificación conjunta de las clases y la comunicación entre ellos es fundamental. Si hay algo que destacar de la comunidad, es la riqueza de su gente. Todos acogen, sonríen y comparten: una pequeña gran familia que me ha tendido la mano y que me acompaña en esta aventura.

 

DESDE LIMA, PERÚ, CARMEN Y ESTHER NOS CUENTAN UNA DE LAS ACTIVIDADES QUE HAN REALIZADO.

Nuestras voluntarias vivieron una mañana solidaria en Lima. Tuvieron la oportunidad de acompañar a la red laical tender la mano, subiendo a los asentamientos humanos de San Germán. La comunidad y los amigos de la red laical con su solidaridad en ropa y diferentes materiales se pusieron al encuentro de los que menos tienen. «No podemos amar si no tenemos el tiempo de mirar, comprender, impregnarnos de las cosas, descubrirlas en profundidad e introducirlas en ti» (David Lockwood).

Durante la semana, la actividad principal que llevan a cabo es en la biblioteca del colegio. Promueven actividades de lecto escritura para los primeros cursos de primaria, con cuentacuentos, lecturas, actividades…

 

 

DESDE AGUASCALIENTES, MÉXICO, MAMEN, LUIS, LUIS Y JORGE NOS CUENTAN SU EXPERIENCIA

¡Hola!

Somos Luis Manuel, Mamen, Luis y Jorge; y estamos en La Ciudad de los niños, en Aguascalientes (México).

Nuestra experiencia como voluntari@s está resultando muy enriquecedora.

El centro acoge a niños y niñas de 3 a 15 años en situación de vulnerabilidad.

Estamos colaborando en clases, apoyo en el comedor, preparación de material escolar, tareas de jardinería, y guardarropa. Todas las personas que trabajan aquí son encantadoras y los niños/as unos soles a pesar de la realidad que atraviesan.

Enseñamos y aprendemos conjuntamente.

¡Un abrazo!