En el año 1962 Celso Emilio Ferreiro escribía el poema Hermanos (Irmáus) en el que recogía el drama de las personas que se “trasladan” de lugar por causas variadas: guerra, hambre, violencia sexual, abandono… Hoy, en el día mundial de las personas refugiadas, este poema sigue estando vigente. Estamos siendo testigos de muertes de personas, en nuestras costas, que llegan huyendo de zonas inhabitables en las que sistemáticamente se vulneran sus derechos humanos.

En estos tiempos cada vez se hace más URGENTE  sentirse hermana de toda persona, venga de donde venga, y muy necesario posicionarse a favor de la IGUALDAD como un valor irrenunciable pero que hoy corre un grave peligro ya que la DESIGUALDAD está creciendo de un modo escandaloso.

Existen mensajes de “odio” que están alimentando el rechazo a las personas que buscan un mundo mejor para ellas y sus hijos. Está creciendo el odio al “pobre” que se traduce en “aporofobia”, el racismo y la xenofobia en nuestra sociedad española y europea.

Para conmemorar el día Internacional de las personas refugiadas , el Ayuntamiento de Santiago de Compostela a propuesta y en colaboración de  “A rede galega en apoio ás persoas refuxiadas”, organizó una  exposición en la Alameda de la ciudad titulada “MIRA CON OUTROS OLLOS” formada por 13 cubos de 2 metros de alto con 52 páginas de la lista elaborada por UNITED , que recoge los nombres de las personas muertas intentando entrar en Europa por la Frontera Sur. A día de hoy están computadas  44.446 pero sabemos que la cifra real es mucho  mayor.

La intención de esta exposición tan impresionante es precisamente conseguir que veamos la realidad como es. Que pongamos nombre, edad, país de origen. Porque creemos que todas esas muertes podrían ser evitadas.

El sábado 19 de junio esta exposición apareció dañada. Un ataque que ha provocado en nosotras un sentimiento de rabia, enfado, dolor, pena ya que esa violencia, de algún modo, muestra un odio que lastima nuestra sensibilidad. Estos actos miserables demuestran que ésta es una exposición realmente necesaria. Nos confirma nuestra  postura como Rede Galega, de “MIRAR  LA VIDA  CON  OTROS OJOS”, de seguir denunciando tanta injusticia, tanta hipocresía de los gobiernos, tanta devolución en caliente que se está haciendo, tanta persona descartada por su origen, color de su piel, pobreza, orientación sexual.

Desde una cosmovisión cristiana, me permito acabar con las palabra del Papa Francisco sobre las personas migrantes y que recogen el deseo que tenemos de conseguir un mundo cada vez más inclusivo.

A todos los hombres y mujeres del mundo dirijo mi llamamiento a caminar juntos hacia un nosotros cada vez más grande, a recomponer la familia humana, para construir juntos nuestro futuro de justicia y de paz, asegurando que nadie quede excluido.

El futuro de nuestras sociedades es un futuro “lleno de color”, enriquecido por la diversidad y las relaciones interculturales. Por eso debemos aprender hoy a vivir juntos, en armonía y paz. Me es particularmente querida la imagen de los habitantes de Jerusalén que escuchan el anuncio de la salvación el día del “bautismo” de la Iglesia, en Pentecostés, inmediatamente después del descenso del Espíritu Santo: «Partos, medos y elamitas, los que vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, Ponto y Asia, Frigia y Panfilia, Egipto y la zona de Libia que limita con Cirene, los peregrinos de Roma, judíos y prosélitos, cretenses y árabes les oímos decir en nuestros propios idiomas las grandezas de Dios» (Hch 2,9-11).”

 

Macamen Díaz, Delegada de FISC Galicia

Santiago de Compostela 24 de Junio de 2021

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *