logotipo FISC

MINERALES EN CONFLICTO

REDES y otras ONGs que formamos la coalición europea hemos comunicado nuestra posición tras el acuerdo hecho público  sobre los llamados minerales en conflicto (estaño, tungsteno, tantalio y oro), al que llegaron  el Consejo, el Parlamento y la Comisión europeos, con la intención de evitar las violaciones de derechos humanos y la violencia que el comercio de dichos minerales viene frecuentemente financiando.

Reconocemos que se ha dado un paso importante en este tipo de regulación pero lamentamos la oportunidad perdida para incluir en la norma la obligación de transparencia a las empresas involucradas en toda la cadena de producción y no sólo las extractoras e importadoras de materia prima tal y como proponía en las primeras negociaciones el Parlamento Europeo.

La norma sólo obliga al inicio de la cadena de producción dejando a las empresas que usan componentes en sus productos (la gran mayoría) que informen y verifiquen la procedencia de sus componentes de manera voluntaria. Se trata de una fórmula que ya ha evidenciado su ineficacia en países que aplican con obligatoriedad la recomendación de la OCDE, como EE.UU. y que no permite al consumidor final conocer si lo que compra esta “manchado de sangre”. Felizmente el acuerdo incorpora un seguimiento y revisión periódico en el que tendremos la oportunidad de intervenir.

Seguiremos comprometidos con nuestros hermanos de comunidades y países afectados para promover suministro de minerales más transparentes, responsables y sostenibles.