logotipo FISC

La alegría del voluntariado

Siempre se dice que no hay nada comparable a lo que se recibe ejerciendo el voluntariado en los países más necesitados. Pilar Martín, Voluntaria de Fisc nos cuenta su propia experiencia en Nueva Vida. Nicaragua.

Me llamo Pilar Martín Casalderrey, -algunos me llaman Pilaja-  tengo 62 años, estoy jubilada de la docencia pública y soy voluntaria de la FISC en la ONG REDES DE SOLIDARIDAD en Nicaragua.  (enlace).

Redes está ubicado en Ciudad Sandino, a una hora en bus desde Managua, es una ciudad muy joven; Nueva Vida es el barrio en el que Redes desarrolla su trabajo con una población marginal y de extrema pobreza según todos los parámetros.

Para celebrar mi jubilación ocurrida en septiembre del 2011 me apunté a este voluntariado durante todo el año 2012.

Mi tarea durante ese año fue la de apoyar y asesorar al centro escolar de Redes de Solidaridad en algunos cambios que la institución consideraba necesarios. También durante ese año fui profesora de 7° grado (equivalente a 1° Enseñanza Secundaria Obligatoria en el actual sistema español) en el colegio “San Francisco Xavier” de la Compañía de María en Ciudad Sandino.

Mi experiencia fue muy satisfactoria, en ella -como era de esperar- hubo de todo: momentos gozosos, duros, desagradables, de soledad, de risas, de intenso trabajo, felices… y sobre todo de descubrimiento, descubrimiento de mí misma, de los demás, de lo que me rodea y de unas realidades con las que nunca había convivido y que me tienen totalmente atrapada.

Barrio Sandino Nicaragua

Barrio Sandino Nicaragua

He tenido ocasión de contactar con la pobreza de una manera real; la he visto  en mis colegas docentes y eso me ha impresionado más todavía; he vivido con menos cosas y comodidades que en España pero son muchas si me comparo con los de alrededor y eso me hace sentirme afortunada y agradecida a la vida que me ha tocado.

A veces me costaba y cuesta entender, aceptar y asumir las diferencias de modo y ritmos de trabajo, de vida… y caigo en el error de pensar que lo correcto, eficaz y bueno es lo que yo sé hacer o el modo en que lo hago, pero me recuerdo a mi misma que he venido a compartir y vivir.

En este tiempo he conocido a muchas personas con una mirada sobre el mundo diferente de la mía y eso me ha hecho crecer y vivir en el más amplio sentido de la palabra. Algunas de esas personas son ya una parte importante en mi vida.

Volví a España en enero de 2013, pero después de 8 meses he decidido regresar a este país y a estas gentes que me tienen agarrado el corazón. Estoy contenta, para mí es la mejor manera de vivir esta nueva etapa de mi vida de manera diferente a lo vivido hasta ahora, por lo que supone de riesgo, novedad, diferencia. Podría decirse que he encontrado mi lugar en el mundo para esta década de los 60 años.

Mi idea es continuar en 2014 pero no sé lo que me depararán las Parcas pues como dice el poeta latino Virgilio “sic volvere Parcae” así lo tejieron las Parcas.