logotipo FISC

Apreciarás la diversidad de nuestro mundo

        La campaña «Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza» invita 
 a apreciar la diversidad de nuestro mundo y a protegerla

       Las acciones de sensibilización pondrán el acento durante los meses 
                         de marzo y abril en el punto 4 del “Decálogo Verde” 

Madrid, 9 de marzo de 2017.- Durante los meses de marzo y abril, la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA,
COMBATES LA POBREZA va a poner el foco en el punto 4 de su Decálogo Verde, donde se lanza la
invitación “Apreciarás la diversidad de nuestro mundo”.

En esta nueva etapa del calendario bimestral de sensibilización que se prolongará hasta finales de
2018, las entidades promotoras de la Campaña –Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y
REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario)—, exhortan a proteger la diversidad de la
Creación ante el peligro de perderla.
No se trata de falso alarmismo: según los informes de la ONU, actualmente se pierden del orden de 150
especies animales por día. Más allá de la frialdad de los datos, lo cierto es que las estadísticas nos
hablan de una realidad evidente y de que muchas de las especies animales y vegetales desaparecen
sin que hayamos llegado a conocerlas, con todo su caudal de información y conocimiento que ya no
será posible aprender.
Como se señala en la encíclica Laudato Sí´, “la inmensa mayoría se extinguen por razones que tienen
que ver con alguna acción humana. Por nuestra causa, miles de especies ya no darán gloria a Dios con
su existencia, ni podrán comunicarnos su propio mensaje. No tenemos derecho” (LS 33).

Mirar más allá de lo inmediato

En un mundo en el que estamos habituados a disponer de casi todo de forma ilimitada y fácil, de
obtener recursos o beneficios tanto particulares como públicos de manera inmediata, la Campaña nos
interpela sobre el poco interés que mostramos acerca de cuáles son los efectos de esos hábitos sobre
otros o en el futuro de la Creación. De ahí la urgencia de entender que el cuidado de los ecosistemas
supone mirar más allá de lo inmediato y que, cuando solo se busca un rédito económico rápido y fácil, a
nadie le interesa realmente su preservación (LS 36).

Efectos globales de la acción local

Aparte del impacto medioambiental que se está produciendo sobre los grandes ecosistemas terrestres,
como pueden ser el deterioro de los grandes bosques tropicales o el retroceso de los hielos polares, la
Campaña pone también el foco en sucesos que tiene lugar muy cerca de nosotros, como la reducción
alarmante de la población de los gorriones o de las abejas, o la progresiva degradación de ecosistemas
agrícolas como la Vega de Granada, las huertas murciana y valenciana, que desaparecen ante nuestra
indiferencia y hasta con nuestra participación. Estos cambios tienen consecuencias que van más allá
del daño aparente, ya que afectan a los espacios, a las personas y a los seres vivos, a la sostenibilidad
global del planeta, que se traduce, por ejemplo, en el desplazamiento obligado de seres humanos de
sus lugares de origen por la desaparición de sus medios de vida ancestrales y sus fuentes de recursos.
Es importante tomar conciencia de la cuota de responsabilidad que tenemos en este proceso y no
seguir descargándola únicamente en las decisiones de los responsables públicos o de los grandes
directivos de empresas. Nuestras opciones como ciudadanos y nuestras acciones o hábitos cotidianos
también tienen consecuencia, debido al “misterio de las múltiples relaciones que existen entre
cosas” (LS 20). Conviene no olvidar que está en nuestras manos corregir o cambiar el rumbo de las
cosas.

VOCES QUE CLAMAN 

Entre los materiales editados para difundir el contenido del Punto 4 del Decálogo Verde, se incluye el
testimonio de César Tánguila, representante del pueblo Kichwa de Ecuador, quien reclama que cesen
los “saqueos de nuestra Amazonía”.
“A nosotros –explica— nos duele que nuestra identidad se esté perdiendo, nos perjudica la petrolera, la
minería, la maderera y otros asuntos más de los jóvenes, en los que nuestra cultura también está
involucrada. Toda esta identidad se pierde, esta manera se pierde”.
Para este indígena de la Amazonía, “debemos luchar entre todos, entre todos hacemos pueblo, sin la
unión no hay fuerza, por eso cada uno de nosotros, pensemos, razonemos, pongamos la mano en el
pecho para defender nuestro medio ambiente sin contaminación, porque hasta el momento unos pocos
tenemos los recursos sanos y otras partes de las comunidades son afectadas y solo queda la miseria”.
“Ya no más saqueos de nuestra Amazonía”, añade César. “Nuestros antepasados, ellos no fallaban, eran
los antropólogos, los científicos, los astrólogos, desde la naturaleza nos enseñaban a vivir, a saludar, a
compartir, a vivir la cultura, la cosmovisión y eso era la espiritualidad. Por eso es necesario valorar para
que nuestra identidad no se pierda, para que estos valores fortalezcan nuestra vida, porque sin la
cultura no hay vida”.